Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 6 mayo 2010

Caerás si lo sigues intentando. ¿De verdad deseas morir de esta manera?. Vamos tira la toalla. Lo sabes, esta esperando por ti. Piénsalo bien amigo. ¿Te importa tanto? ¿Realmente lo quieres?. Esa corona puedes conseguirla de otra manera. Porque arriesgarte. Lo sabes bien. Van a quebrar tus huesos y moler tu cuerpo. Cada segundo a partir de ahora, a cada momento. ¿Estas preparado para todo eso?. Porque delante tuyo hay un hombre que prefiere morir y llevarte consigo, que verte salir de este lugar con una victoria.
Mira la sangre que hay sobre la lona. Es tuya. En cada centímetro. Cada gota. ¿No crees que ya peleaste lo suficiente? No necesitas demostrarle a nadie lo que eres. No se trata de eso. ¿Entonces que carajos quieres? Mira tu cuerpo. Mírate hombre. Estas desecho. ¿Cuanto más crees que puedes soportarlo? Te han quebrado todos y cada uno de tus huesos. Ya ni siquiera hay aliento en tu cuerpo. Entonces aún no ha llegado el momento. Por todos los cielos ¿a donde quieres llegar con esto? Escúchame. Mírame. Se termino. It’s over men. Solo hay una manera de ganar este combate, y tú yo lo sabemos. Jamás podrás derribarlo.
Prefiero morir luchando, que nunca haberlo intentado. Pues prepárate. Porque es precisamente lo que te encontrarás si vuelves a ese ring. ¿Acaso no lo ves? Tienes la oportunidad de salir con honra de esta batalla. Coger tus cosas y regresar a casa. Ya no tenemos nada más que demostrar. Llegaste hasta este lugar. Y peleaste. Contra todos los pronósticos. Lo has hecho bien. Con orgullo y valentía. Pero es hora de retirarse. Seamos sinceros ¿a quien queremos engañar? ambos lo sabemos. Esta fuera de nuestro alcance. Del tuyo, no del mío. No insistas en esto. Retírate. Nunca alcanzarás ese trofeo. No lo has entendido compañero. Son otros tiempos, es otra la historia. La campana no ha sonado. Ya no importan las medallas, en nuestro corazón solo hay hambre de gloria.
En el fondo es algo que todos los seremos humanos queremos. Es la característica principal de los que buscaron la gloria. Hacer algo realmente grande. Formar parte de la historia. Algo que ponga nuestro nombre en la piedra y nunca jamás sea borrado.No ser nunca olvidados. Ser leyendas. Todo niño y toda niña lleva esos sueños de grandeza en el interior de su alma. De ahí las fantásticas y maravillosas aventuras que alguna vez son concebidas en nuestra cabeza. Sueños de gloria y grandeza. Tener la capacidad de volar hacia lo más alto, y poder tocar las estrellas con nuestras propias manos.
Sin embargo todos libramos esa lucha interna. Porque no es la conciencia, y tampoco nuestro corazón. Es la voz que escuchamos en nuestro interior. El traidor que reside en el castillo esperando el más mínimo síntoma de debilidad para abrir la puerta al enemigo. Negociando con nosotros. Poniéndonos contra las cuerdas. Intentando mostrarnos que se ha acabado el camino. Que ha llegado el tiempo darnos por vencidos. Sin embargo la campana no ha sonado todavía. Podemos luchar un round más. Hasta el final. Porque en cualquier pelea, el tipo que este dispuesto a morir, será quien ganará esa pelea. Será capaz de llevarse ese sueño. Y yo se que si algo de vida nos queda, es porque, aún estamos dispuesto a morir y luchar por ese sueño. Porque eso es lo que significa vivir. Una lucha feroz contra la complacencia. Una pelea constante por nunca abandonar nuestros sueños.
Uno. Dos. Tres. No falla ninguno. Cuatro. Cinco. Seis. Ahí va nuestra última costilla. Siete. Ocho. Nueve. Nos tiene contra las cuerdas. El arbitro interviene. Podemos escuchar los gritos de la gente. No hay claridad en nuestra mirada. La sangre estorba en nuestro ojo. Debemos alejarnos de las cuerdas. Entonces sucede. Su brazo se detiene. Esta cansado. El tiempo se acaba. No podemos fallar. Solo tenemos una oportunidad. Un solo tiro. Un solo golpe. Directo a la cabeza. Por primera vez en mucho tiempo, el gigante se tambalea. Siento los huesos de su cara crujir. Es ahora o nunca. Un paso atrás. Un golpe al frente. Nos toca. Y cae. La gente se levanta. La cuenta no para. Diez. Nuestros brazos se levantan. Lo hemos logrado. Esta noqueado.

Uno desiste en su lucha por ver realidad sus metas cuando se da cuenta que lo ha dado todo por intentar alcanzar su sueño. Cuando se ha puesto toda la carne en el azador, que uno se rinde hasta que siente que ya dio todo lo que podía dar, y ese momento mis amigos, sin temor a equivocarme, solo llega hasta el final de nuestras existencias, en nuestro lecho de muerte, con nuestro último aliento de vida. Luchemos. Por eso, pase lo que pase. No dejemos de intentarlo. Hasta el final. Un enorme abrazo. Se les quiere montones.
pd. Hoy mi madre esta de cumpleaños. Así que no puedo marcharme sin dedicar unas palabras a la mujer que me cargo en su vientre, soportando mis patadas, y antojos por más de nueve meses. A quien con poniendo en riesgo su vida nos trajo a este mundo en medio del dolor y la alegría. Pero sobretodo a quien siempre a estado a nuestro lado cuando más lo hemos necesitado. No es porque sea mi madre, pero en mi vida he conocido una mujer tan maravillosa, con tanta fuerza de espíritu y cariño para seguir alentándonos a luchar por lo que siempre hemos querido. A mi madre, Ana Isabel Ríos Hernández, en su cumpleaños. Gracias por estar siempre a nuestro lado. Eres mi mayor orgullo. Te amo!
Anuncios

Read Full Post »