Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Es complicado’ Category

Hay historias que llaman la atención. Relatos sorprendentes, maravillosos y encantadores, sin embargo nos hemos acostumbrado tanto a escuchar las sensacionales anécdotas que nos cuentan en las novelas, cine y series de televisión que olvidamos la gran narradora que es la vida misma, con cada una de las historias que encierran la existencia de las personas que nos rodean y olvidamos que la realidad nunca podrá ser superada por la ficción.

Por ejemplo hoy leía en el periódico la anécdota de una pareja norteamericana cuya historia sería inspiración para una gran obra cinematográfica. Se tratan de Julius Stewart y Angie Lee Burnham dos jóvenes que se conocieron de niños y a los cuales la vida se encargó de llevarlos por caminos completamente distintos, llegando a casarse y tener hijos con sus respectivas parejas. Sin embargo cuando la esposa de Julius falleció intoxicada por una fuga de gas y el marido de Angie durante un ataque de un submarino alemán en la Segunda Guerra Mundial, volvieron a encontrarse para nunca más separarse, hasta este sábado 24 de octubre que Stewart falleció a los 90 años, y su esposa, Angie murió el domingo 25 a los 92 años. 1

¿Cuantos imposibles puede superar el amor? me preguntaba esta mañana. La lectura trajo a mi memoria aquella vieja canción de Victor Manuelle “Solo pienso en donde el cantautor nos cuenta la historia de Mari Luz y Antonio, dos personajes reales que estaban internados en un centro para disminuidos psíquicos en Cabra (Córdoba, España) y terminaron enamorándose a pesar de los problemas que les rodeaban. La letra de la canción es encantadora. Hoy tiene un hijo universitario y siguen siendo pareja.

En el comedor les sientan separados a comer,
si se miran bi
en les corren mil hormigas por los pies
ella le regala alguna flor y él le dibuja en un papel algo parecido a un corazón…

Sólo pienso en ti, juntos de la mano se les ve por el jardín,
no puede haber nadie
en este mundo tan feliz, sólo pienso en ti.

La de mis progenitores es también bastante curiosa. Mi padre era un tipo complicado. Recién salido de una vida de angustias, problemas y situaciones provocadas por las más difíciles adicciones, su futuro no pintaba muy prometedor cuando se dispuso a declarar su amor a la joven modelo de la Iglesia Cristiana de Atenas. Dedicada toda una vida al servicio del Señor, mi madre era considerada una mujer ejemplar que debía esperar al hombre correcto entiendase hombre con gran futuro, dinero y vida intachable- por lo que esta demás decir que cuando mi padre le propuso matrimonio tras seis meses de noviazgo, quienes la conocían pegaron el grito al cielo.

Razones ante la lógica habían de sobra. Él, un recién restaurado que a duros costos podía mantenerse a si mismo, y ella una joven destacable que estaba cometiendo la peor de las locuras juveniles. Para todos (incluso yo que más de una vez les he dicho que lo que hicieron fue lo más irresponsable del mundo) era un amor imposible. El tiempo, dos hijos y casi 25 años de matrimonio demostraron que todos los demás estaban equivocados. Ellos no. Hoy los dos son profesionales y disfrutan juntos lo que hacen. Nadie dijo que fuera fácil, y es lo que rescato en esta tarde, a pesar de todo, nunca se rindieron ante las dificultades.

Hoy todo llega por la vía fácil. La ley del mínimo esfuerzo. Un par de situaciones e indiferencias y los capitanes abandonan el barco. Pocos se enamoran pensando en que será para toda la vida. Llegan los problemas y se busca la salida más rápida, olvidando que el verdadero amor es capaz de superar los imposibles. Estas dos historias nos hablan de que cuando se quiere, se puede salir adelante. Hay amores que arremeten contra las dificultades. Mis padres con su ejemplo me han enseñado eso.

¿Y ustedes que piensan mis queridos amigos?
¿Existen amores capaces de superar los imposibles?
¿Conocen alguna historia parecida?

Tags: .

Read Full Post »

Advertencia: Este post contiene experiencias e historias basadas en hechos referentes a situaciones pasadas, por lo que cualquier parecido con la realidad es pura y mera coincidencia…

Recuerdo cuando de pequeño me sentaba a leer las revistas de mi madre que trataban esos benditos asuntos del corazón -que de alguna u otra manera siempre despiertan el morbo de la gente- y me preguntaba como podía ser posible que en un sociedad tan culta y civilizada (como la que en buena teoría tenemos) fuera posible siquiera un índice tan alto de engaño dentro de las parejas.

Personas que se juran amor eterno y de la noche a la mañana se dejan sin mediar palabra. Parejas que tras muchos años de casados descubren que uno de los dos esta engañando al otro con un colega o compañera de oficina. Gente que es capaz de mantener toda una vida oculta y secreta espaldas de los demás, eran cosas que de pequeño me ponían a reflexionar, sin embargo tengo que confesar que conforme fueron pasando los años las experiencias de la vida fueron formando una caparazón ante el dolor de los demás, creciendo y viendo la infidelidad como algo normal en nuestra sociedad, cosa que nunca tuvo relación con lo sucedido en mi familia, ya que mis padres -prontos a cumplir 25 años de matrimonio- siempre tuvieron una relación intachable por lo que ese “mal” ejemplo nunca vino por ahí.

Ahí es donde viene la pregunta del millón. ¿Que nos impulsa a ser infieles? ¿Que hace que traicionemos la confianza de aquel que más amamos? Porque quizás eso es lo más duro de la infidelidad, el desarrollo de la traición, la bala al corazón que no viene de quien desconocemos, sino en aquella persona que hemos puesto toda nuestra confianza. Pero… ¿que nos lleva a eso? A clavar la daga en la espalda de un ser querido. ¿Un deseo natural provocado por nuestros bajos instintos? ¿Una incapacidad a la hora de controlar nuestras emociones? ¿Es parte de un patrón de conducta pre-concebido o el desarrollo de una cultura de infidelidad crónica

¿De donde nace esta duda? Este fin de semana en Atenas y el tema salió a colación en una pequeña reunión de generación antes del clásico, donde varios amigos nos encontramos de nuevo con esta cruda y triste realidad. Un viejo amigo que se había casado con el amor de su vida hace unos años atrás, se encuentra actualmente pasando una crisis emocional porque la mujer que le juro fidelidad eterna fue encontrada quemando los votos matrimoniales con un “buen amigo” del susodicho justo al lado de la cuna donde dormía la bebé de ambos.

Historias como estas vienen y van. El caso de “Carlos” no es el único. El padre trabajador que abandona su familia por irse tras un nuevo amor. Relaciones de oficina. Amores de telenovela. Clíches tan utilizados en libros, noticias y revistas faranduleras están más cerca de lo que pensamos.

Una encuesta aplicada el fin de semana en la famosa reunión de ex-compañeros, nos enseño que el porcentaje de infidelidad va más allá de las expectativas: De 21 personas consultadas, 17 confirmaron haberle sido infieles a su pareja o compañero de turno por lo menos una vez durante el tiempo que estuvieron juntos. De esos, tres habían tomado la decisión de contárselo a su pareja, los demás decidieron nunca decírselo a alguien más que algún ser de confianza o familiar cercano. Nueve hombres y ocho mujeres dejan ver que la infidelidad no es un asunto de géneros.

¿Hemos sido alguna vez infieles? Sinceramente desearía tener el suficiente carácter para contestar con un contundente “no”. Pero no podemos engañarnos sobre ello, no somos héroes en este tema. Parafraseando a la Chimultrufia “Para que les digo que no, si la respuesta es si” Lo hemos sido. ¿Que nos llevo a ello? Justificaciones a nuestros actos sobran y a por montones. En realidad ninguna es valida. Nada justifica una puñalada trapera.

Sin embargo como me comentaba el Chamu, el problema en el debate de la infidelidad no esta en que alguien sea infiel o no, sino que quienes realmente inician la búsqueda del porque siempre son las víctimas y no los victimarios por lo que nunca se da un verdadero proceso de cambio. Puede sonar crudo, pero así es la realidad. Las personas traicionadas son quienes inician el proceso de justificación y no quienes han destruido la confianza. Y quizás ahí es donde queremos marcar la diferencia. Cuestionando el verdadero sentido que nos lleva a cometer tan groso error.

Siempre he creído que formamos nuestro futuro y somos dueños de nuestro destino, que con nuestras decisiones vamos forjando el camino que nos lleva a alcanzar la gloria o tocar las puertas del infierno. Es por eso que concuerdo con quienes afirman que la infidelidad no puede ser presentada como un todo, y que en este tema lamentablemente nunca existirán verdades absolutas, sin embargo queremos sembrar nuestra semilla ha futuro. Por eso la pregunta ahora es… ¿se puede cambiar?

Nuestros abuelos decían “perro que come huevos ni quemandole el hocico”. Yo creo todo lo contrario. Me parece que si es posible dejar atrás el pasado y seguir hacia adelante si uno se lo propone. Al fin de cuentas uno es quien escoge destruir o construir. Lo mismo que traicionar o ser leal hasta la muerte. Se trata de una decisión. Tomar la mano de alguien y envejecer fielmente junto a ella, o aprovechar cuanto amorío pase por nuestro lado.

¿Ustedes que piensan?

Post relacionados:

Tags:

Read Full Post »

¿Te llamo? ¿Me llamas? No, yo te llamo… no, ella me llama. No, no… yo llamo…. no, él me llama. ¿Alguna vez han escuchado este tipo de frases? En estos días comentaba con unas amigas lo increíble que es el grado de desesperación que podemos alcanzar los seres humanos cuando esperamos la llamada de esa persona “especial” que mantiene en vilo y suspenso de la situación de una relación, y la verdad que el tema no paso desapercibido.

Desde miradas fijas ante la pantalla del móvil hasta revisar el aparato cada dos minutos para ver si la barrita de señal no se ha perdido en el camino. Chequear cada hora la contestadora del celular para saber si han dejado un mensaje de voz o culpar al ICE por la falta de cobertura en la zona. Señales reveladores de que el síndrome de las vibraciones fantasmales, o el problema de “no me llames, yo te llamo” están a la vuelta de la esquina.

¿Porque nos cuesta tanto aceptar que no hay interés? ¿Porque nos complicamos la existencia diciendo mentiras sin sentido? ¿No es más simple decir la verdad y enfrentar la realidad? Porque como dijeron las chicas de 1-800-No sea necia, casos como estos, son lo que merecen es una agresión cariñosa de nuestro amigo(a) más cercano para ver si se acomodan un poco las neuronas y entendemos, que como dicen por ahí “simplemente no te quiere”.

Pd: Es interesante las cosas que se pueden derivar de una conversación a las 2 de la mañana, tras unas buenas papas con atún y galletas sodas…

Ilustración: Arquetipós Modernés.

Read Full Post »

El ser humano pocas veces se contenta con lo que tiene. Desde que tengo memoria, conozco personas que siempre quieren ser más altos, más bajos, más delgados, más gorditos, más dotados, más surtidas, y una lista infinita de etc. No se porque, pero pareciera que siempre estamos en la búsqueda de la perfección y los medios de comunicación nos bombardean con tantos productos y curas milagrosas que es difícil no dejarse llevar por la cultura de la belleza perfecta.

Sin embargo, según los expertos, el 99% de las imágenes que vemos en la television, anuncios, y campañas publicitarias son brutalmente retocadas (la magia del photoshop) para hacer ver a la gente más bellas de lo que realmente son. Surge la pregunta¿Cuantas veces ha sorprendido la vida a personas que se encuentran con que lo que una vez quisieron ha sido borrado por el paso del tiempo? No se equivocaba mi amigo Martin al señarlar que la belleza esta en los ojos de los que la miran y que por muchos cánones, prototipos y homologaciones que existan, la belleza seguirá siendo, afortunadamente, una cuestión subjetiva y relativa, siempre apegada a lo que se esconda en nuestro interior.

Y para los que aún puedan dudar de que todo en el mundo del espectaculo es relativo. Les dejo un interesante comercial que realizo la Dove con respecto al tema:

“Las Modelos no existen”

Interesante campaña publicitaria por parte de la Dove.

Read Full Post »

Esta imagen me la encontre ayer en la genial página “Dosis Diarias” del escritor e ilustrador chileno Alberto Montt, y queda de perlas para describir lo que esta sucediendo en estos momentos con los sonados escandolos en la administración pública de nuestro país, donde parece que los que nombran a cargo de nuestra seguridad son los mismos que atentan contra ella.

Read Full Post »

Mi amigo Juan Carlos se caso este fin de semana en Alajuela.
No se porque esta imagen me recordo el momento cumbre en que la feliz pareja caminaba hacia el altar.

Resignación a su familia y paz a sus restos.
¡Felicidades compañero! Mis mejores deseos…

Read Full Post »

No se trato de la humillante derrota de 5-0 que le propino el Saprissa a un equipo que dice estar a la altura del disputar el campeonato. Tampoco de los dimes y diretes entorno a la posible llegada de un nuevo entrenador al banquillo liberiano (el sexto en menos de 2 años). Sino de algo mucho más preocupante, vergonzoso y humillante para los aficionados de Liberia y el futbol nacional.

Hace un par de semanas, Nicolás Philibert, exgerente de Liberia, encendió la mecha al declarar mediante una carta enviada a los medios de comunicación nacional sobre una serie de acontecimientos que denunciaban las supuestas irregularidades sufridas en el cuadro liberiano.

Serias acusaciones donde mencionaba el hecho que Liberia dopaba a sus jugadores, procedía de manera irregular en el trámite de visas para sus miembros extranjeros, realizaba sobornos a árbitros nacionales y que el ente liberiano había participado en un supuesto fraude millonario contra la Caja Costarricense del Seguro Social, fueron situaciones que estremecieron los cimientos del futbol costarricense.

Fantasmas del pasado afloraron. Las voces de la prensa, aficionados y dirigentes no se hicieron esperar. Era necesario investigar a fondo lo acontecido. Sin embargo, como todo en tiquicia, la marea vino, rompió el saco y se fue. Anteayer Liberia dio a conocer un correo electrónico que Philibert le hizo llegar a Mario Sotela (Dueño del equipo), donde manifestó el mismo que no dijo la verdad sobre el club, que solo pretendía llamar la atención.

“Me siento triste por manifestar cosas de Liberia Mía que no son verdad. Y con respeto le quiero comunicar a la prensa que me equivoqué con el comunicado que envié la semana anterior”, dice parte de la nota de Nicolás a Mario Sotela.

La pregunta es más que obvia ¿Plata de por medio? Ángel Arce, gerente pampero, negó que se haya negociado y mucho menos presionado a Nicolás Philibert para que se retractara.

“No había nada que negociar porque a él no se le debe dinero. Y eso de presionar, jamás. Quizá el conversó con Mario (Sotela) porque tenían una buena relación y es probable que Mario le hiciera ver el daño que le hizo al club, pero nada más”

En dos tapas. Liberia Mía es una vergüenza para el futbol nacional con situaciones como estas. Una aficion tan fiel como la liberiana no merece este tipo de acontecimientos que manchan el nombre de una comunidad trabajadora. La investigación debe continuar. No podemos dejar que esto se considere un hecho aislado. Si fuera tan transparente su declaración, como dijo el periodista Milton Montenegro, ¿Por qué Nicolás no envió a los medios de comunicación, la carta donde se retracta, como hizo con la primera, donde denunció supuestas anomalías?

Read Full Post »

Older Posts »