Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Revista Salud’ Category

¿Se ha visto obligado a pronunciar un discurso ante un auditorio pendiente de cada gesto y cada palabra que sale de su boca y, llegado el momento, ha pensado que no podía articular palabra? No es el único; sentir un agudo pinchazo en el estómago momentos antes de hablar en público es un mal habitual, más extendido de lo que puede parecer a simple vista, y que no sólo padecen las personas más tímidas e inseguras.

Según un estudio reciente, un 25 por ciento de las población normal que nos rodean tienen un notable temor a expresarse publicamente cuando la situacion lo amerita. Ya sea al expresar un discurso, exponer un proyecto, o defender un argumento, cientos de personas en todo el mundo desarrollan un miedo interno de sentirse avergonzados cuando realizan sus platicas en publico. Sin embargo, según los especialistas, este miedo es una reacción natural que puede superarse facilmente con una serie de consejos y trucos que podemos desarollar personalmente en nuestro propio hogar u oficina.

Rincón de un escritor les trae una serie de “trucos”, cortesía de nuestros amigos de Consumer Eroski, que permiten acertar en el modo de realizar una exposición oral y no dejarse atrapar por el miedo ni por el exceso de tranquilidad.

  • Preparar a fondo el tema sobre el que se va a hablar. La mejor receta contra los nervios es conocer todos los detalles de la cuestión que se va a tratar, ya que dominar un tema proporciona confianza y da seguridad al ponente a la hora de explicarlo ante los demás.
  • Conocer al auditorio ante el que se va a enfrentar. Es imprescindible que el orador sepa de antemano cuáles son los intereses del público y, sobre todo, su grado de conocimientos sobre el tema de la disertación.
  • Contacto visual. Antes de hablar, debe atraer la atención del público mirando al conjunto del auditorio. Después, es necesario mirar a los ojos del público y observar sus expresiones, comunicarse con él.
  • Hacer una exposición clara y ordenada. El discurso debe tener, claramente diferenciados, una introducción, un desarrollo y una conclusión para esto es bueno ytilizar un lenguaje claro, con palabras fácilmente comprensibles, pero sin caer en el uso de expresiones excesivamente coloquiales.
  • Ser conciso. Estructurar bien el tiempo y no alargarse en exceso. Es preferible ser breve que no saber terminar y aburrir al auditorio. Tambien es importante estar preparado para improvisar. Acortar el discurso si observa aburrimiento entre el auditorio o ser capaz de introducir elementos que en principio no pensaba incluir cuando hay una buena respuesta por parte del público.
  • Hablar despacio y vocalizando. Hay que cuidar de manera especial no hablar atropelladamente y “comerse” las palabras, lo que sucede de manera habitual cuando se está muy nervioso y se desea pasar cuanto antes “el mal rato”.
  • Utilizar un tono que muestre entusiasmo por el tema que se expone. Además, es imprescindible variar el ritmo para evitar la monotonía. Utiliza el humor. Sirve para relajar el ambiente y para despertar la curiosidad del público, pero hay que dosificarlo y poner mucho cuidado en no abusar ni intentar ser gracioso.
  • Desterrar las coletillas. Nunca se deben utilizar expresiones como “¿verdad?” o “¿no?” como refuerzo al término de una frase.
  • Sonreir a menudo, ya que una persona sonriente atrae la simpatía de los demás.
  • Mantener una postura relajada y confiada. La expresión corporal es muy indiscreta y “el mejor chivato” de nuestro estado de ánimo.
Esperamos que estos consejos les sean de bastante utilidad a la hora de realizar sus futuras presentaciones. Según los expertos el esfuerzo, práctica y disciplina son las claves para desarrollar una correcta autoconfianza y así ir despejando con pequeñas victorias los inciertos y temores que se manifiestan cuando nos toca la tarea de hablar en público.


Fuente: Consumer Eroski, Hablar en Publico.com

Post relacionados

Anuncios

Read Full Post »

Hace unos días leía en una revista digital que el tiempo ideal para desayunar es alrededor 15 minutos, sin embargo a veces en las carreras de la vida, nos damos cuenta que es casi imposible disponer tranquilamente de ese tiempo en la mañanas. ¿Razones? Las hay de sobra: saltarse las presas en la capital, evitar llegar tarde al trabajo, llevar los chicos a la escuela, estudio, y un interminable etcétera. Sin embargo su importancia y vitalidad es innegable.

¿Que podemos hacer entonces? Existe un concepto erroneo de que un desayuno abundante (plato lleno y surtido de gallo pinto con huevo, tortillas, pan, platanos, natilla, etc) es la manera ideal de empezar un buen día (nadie puede negar lo sabroso que es) sin embargo esta comprobado de que la realidad es otra en cuanto a lo que es saludable y lo que no lo es.

Según los especialistas, la dieta diaria debe aportarte entre 1.500 y 2.000 calorías, distribuidas a lo largo de las 5 comidas del día. Un desayuno saludable debe consistir en 300 calorías repartidas entre fruta, lácteos y cereales, aunque adquite variaciones, así como otros productos: galletas, huevo, fiambre, bizcocho, etc. No se trata de desayunar siempre lo mismo, lo ideal es variar para así aportar a tu dieta todo tipo de nutrientes.

Rincón de un escritor te trae hoy una pequeña tabla realizada por la Revista DeMujer.es acerca de una lista de posibles alimentos que nos ayudara a darle variedad, diversión y salud a nuestros desayunos, formando esta nutritiva e importante costumbre de alimentarnos de una manera mucho más equilibrada y saludable. Escoge el tuyo, vive, disfruta y come.

– Zumo de naranja natural= 1 vaso es equivalente a 88 calorías
– Frutas mixtas= 1 taza es equivalente a 50 calorías
– Café con leche descremada= 1 taza es equivalente a 15,5 calorías
– Té= 1 taza con leche desnatada es equivalente a 10 calorías
– Cereales integrales= 300 gr son equivalentes a 100 calorías
– Barras de cereal= 1 barra es igual a 140 calorías
– Tostadas con mermelada= una tostada es equivalente a 100 calorías
– Bizcocho= 1 trozo pequeño es equivalente a 150 calorías
– Galletas integrales= 1 galleta es equivalente a 38 calorías
– Queso Fresco= 100 gr es equivalente a 190 calorías
– Yogurt descremado= 125 gr es equivalente a 40 calorías
– Granola= 50 gr es equivalente a 180 calorías
– Tostada con queso fresco= 1 porción es equivalente a 180 calorías
– Tostada con una loncha de jamón sin sal= 1 porción es equivalente a 93 calorías

Sinceramente esta noticia me abrio los ojos. Puede que no hayamos descubierto el agua caliente pero por lo menos me puso a pensar. ¿Como empezo todo? Debatiendo con una amiga (a la que quiero demasiado) sobre lo que es saludable o no para un hombre de multiples funciones y tareas en la vida. Prometo investigar más sobre el tema, sin embargo creo que con esta pequeña lista nos será más práctico el armar desayunos muchos más equilibrados ,que nos aporten energía y sobre todo nos ayuden a cuidar nuestra salud.

Fuentes: Revista Demujer.es, Sabor Universal.

Post relacionados:

Read Full Post »

Hace poco leíamos en un diario nacional la preocupación de expertos nutricionistas ante la manera en que muchos costarricenses han tomado de mala manera la advertencia de comer de manera más saludable en los presentes días.

Dichos expertos comentaban la alarma que existe en como el costarricense ha decidido comer menos, de manera mucho más rápida, y de forma más barata, sin que esto sea relativamente un factor ponderante en el crecimiento secuencial de una buena salud.

Preocupado por esta situación, nos dispusimos a investigar a acerca de “Consejos prácticos” que nos ayuden a tener una alimentación más balanceada y saludable, y casualmente nos encontramos con un interesante articulo de la escritora Jacki Donaldson (Thats fit.com) acerca de 5 reglas básicas que todo ser humano debe tomar en cuenta para comer más sano, factores indispensables a valorar en búsqueda de una alimentación mucho más saludable y balanceada. Lo comparto con ustedes.

Cinco reglas básicas para comer sano.
by Jacki Donalson (That’s Fit.com)

*Calidad: Procura elegir siempre la mejor calidad de cualquier alimento que vayas a consumir, sea de frutas y verduras, de granos, de cortes de carne, legumbres o frutos secos. Asimismo recuerda siempre optar por las variedades más bajas en grasas, moderadas en sodio y azúcares.

*Variedad: Varía, no consumas siempre las mismas tres verduras. Tampoco te limites sólo a comer arroz blanco, existen otras variedades como el integral, el salvaje o el basmati, o incluso otros granos como la cebada que también pueden prepararse en sabrosas comidas.

*Frecuencia: Ten presente que siempre es preferible hacer más cantidad de comidas más livianas que darse “atracones” o comer menos veces al día, platos más suculentos. Ingiere tentempiés o pequeñas comidas cada tres o cuatro horas, si es posible, en lugar de hacer dos o tres comidas importantes al día.

*Disfruta: Cualquier plan alimenticio puede tener sus “pequeños desvíos”, incluso algo de la comúnmente denominada “comida chatarra”, sólo procura que sea lo menos frecuentemente posible. Recuerda: en la medida y moderación está la clave. Y nunca olvides disfrutar lo que comas, no lo hagas con sentimiento de culpa ni mucho menos: por más que suene obvio, nunca olvides que comer es un placer y es necesario para mantenerse vivo y en movimiento.

*Innovación: Mantente abierto a probar nuevos sabores y texturas, elabora nuevos platillos y anímate con nuevas recetas. También puedes ir a restaurantes que no conozcas y que ofrezcan comida extranjera y/o novedosa para ti –sólo ten presente no sobrepasarte con las grasas y calorías-.

Vale la pena tomarlo en cuenta. Saludos!!

Post relacionados:

Read Full Post »

La semana pasada leí un interesante artículo de la revista Journal for Psychiatry and Medicine sobre 20 puntos super prácticos que nos pueden facilitar el tener una vida mucho más saludable.

La verdad es que pocas veces tomamos en cuenta que las mejores cosas de la vida, aquellas que nos hacen mucho más saludables, son las más faciles y prácticas. Es por eso que en Rincón de un escritor queremos compartir con nuestros queridos lectores cinco consejos (sin orden de preferencia) para llevar una vida a plenitud.

Cinco consejos prácticos para una vida saludable:

1. Busca un pasatiempo: Rompecabezas, crucigramas o sudokus o aprenda un idioma, alguna habilidad nueva o lea un libro y memorice párrafos. Estimular su mente lo anima a formar nuevos caminos mentales y fortifica la memoria. Una persona de 50 años activa mentalmente tiene mejor memoria que una persona vaga de la mitad de su edad.

2. Ríase. Una buena carcajada es un mini-workout, un pequeño ejercicio físico: 100 a 200 carcajadas equivalen a 10 minutos de jogging, según el cardiólogo norteamericano William Fry. Baja el estrés y despierta células naturales de defensa y los anticuerpos.

3. Llame por teléfono: A su madre, familiares o amigos, si los tiene lejos. Un estudio de la Facultad de Medicina de Harvard halló que el 91% de las personas que no mantenían cercanía afectiva con sus seres queridos, particularmente con la madre, desarrollaban alta presión, alcoholismo o enfermedades cardíacas en edad temprana. Así que si vamos a gastar teléfono que sea en algo de provecho.

4. Tenga una mascota. Las personas que no tienen animales domésticos tienen más estrés y visitan más al doctor que los otros, dicen científicos de Cambridge University. Las mascotas te hacen sentir optimista, relajado y eso baja la presión en sangre. Los perros son mejores, pero aun los peces dorados funcionan bien para esto.

5. Nosotros hacemos la diferencia en nuestras vidas: Piense positivamente: La gente optimista puede vivir hasta 12 años más que los de mente negativa. Sea más sociable: La gente con fuertes lazos sociales o redes de amigos tienen vidas más saludables que las personas solitarias o que sólo tienen contacto con la familia. Vuélvase más espiritual: Los verdaderos creyentes y aquellos que priorizan el ‘ser’ sobre el tener’, tienen 35% más probabilidad de vivir más tiempo que las demás personas.

Espero que sean de gran utilidad para ustedes. Feliz inicio de semana.

Post relacionados:

Fuente: Journal For Psychiatry And Medicine (Revista International)

Read Full Post »

Buscando estos días un articulo interesante sobre la forma de no perder la compostura ante el estres laboral que se acumula, me encontre con un interesante tratabo de la revista digital Diverrisa.es donde nos presentan una docena de consejos para recomponerse rápidamente de los días extenuantes y situaciones complejas.

12 Trucos para relajarse en la Oficina

No se lance de cabeza en el trabajo. Algunas personas necesitan una pequeña rutina de instalación o una pausa práctica que no requiera mucho esfuerzo mental, como ordenar el escritorio, por ejemplo:

  • Respire hondo. Afloje su cuerpo tanto como pueda y cuente hasta cinco mientras toma una inhalación profunda. Luego exhale lentamente, siempre por la nariz. Repita unas cinco veces este ejercicio.
  • Siéntese en la posición más cómoda posible, cierre los ojos, y piense en un lugar que le haga sentirse a gusto: puede ser una playa o algún otro sitio que genere buenos recuerdos; concéntrese en las sensaciones que le inspira por unos minutos. Aparte de descansar la vista por un rato, este ejercicio permite aislarse momentáneamente de las situaciones estresantes.
  • Encoja bien los hombros, como si tratara de tocarse con ellos las orejas. Mantenga esta posición por unos segundos y luego relájelos; repita este ejercicio de cinco a diez veces para distender los músculos de la zona.
  • Estire al máximo los brazos hacia el frente y hacia los lados. Luego haga girar las muñecas varias veces, durante unos 30 segundos. Después mueva todos los dedos, como si tratara de tocar pian.
  • El cuello es otra zona que acumula mucha tensión. Mueva primero la cabeza con mucha suavidad hacia adelante y hacia atrás; luego de un lado al otro. Finalmente, dibuje de cinco a diez círculos con lentitud y máximo estiramiento.
  • Sentado, de espaldas al escritorio, deje caer el cuerpo hacia adelante; las manos deben tocar el piso. Enderece el tronco y repita este movimiento un par de veces.
  • De pie, sacuda una pierna a la vez. Sin desplazarse, levante las rodillas como los soldados al marchar. Después haga girar sólo los tobillos.
  • Si no le desconcentra trabajar con música, reproduzca su disco favorito desde la computadora. Para no perturbar a los que le rodean, póngase audífono.
  • Use juguetes relajantes. Estrujar pelotas de goma flexible o deslizar un masajeador, por ejemplo, sirve para descargar la tensión. También puede colocar fotografías de personas o de sitios queridos, que le permitan enfocar momentáneamente su atención en emociones agradable.
  • Llame por teléfono a un familiar o amigo y converse por unos minutos sobre cualquier tema que no tenga relación con el trabajo.
  • De ser posible, salga a caminar un momento, o al menos abandone su puesto de cinco a diez minutos para ir al baño, conversar con alguien, tomar agua o café. Hacer una pausa integral es muy importante e influye positivamente en la productividad.

Doce pasos super importantes para llevar adelante el extenuante trabajo de oficina. ¿Cual es tu truco o consejo preferido?

Read Full Post »